Vicarios/Sicarios

Sentados sobre los anillos de la palabra,
de rodillas ante los zarcillos del poder,
dos hombres negros,
como cisnes deformes,
vestidos de cuervo,
hablan con voz propia
y con sus propias manos
abren la encrucijada de la suerte,
frente a los ojos de todos los rostros
de nuestra profunda y querida miseria.

Divinos como hormigas,
benditos como piedras,
los sicarios de la omnipresencia,
en nuestro camposanto,

son vicarios de la mierda.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *