Twins Towers

Vino…y era el mismo cielo el que cayó sobre los hombros de la inmensidad de la moneda de la vida,
¡nuestro dólar!, ¡nuestra comida!

Dos hermanos hinchados de muerte y maravillas
mordieron los dientes de un mastín plenipotenciario,
pero ha sido tanta la sangre que de feliz sólo me queda el gesto.

Arena sobre arena se derrumbó nuestro castillo
y en desvestirse se sacó carne, piel y huesos.

Debería sonreír pero tengo atragantados los miles de muertos invitados.

Le ha dolido a quien más dolor nos ha parido,
centavo a centavo parecen saldarse todas sus deudas con nuestros deudos.

Maldito Estados Unidos, te odio y te desprecio por sembrar la muerte entre los nuestros,
pero te aborrezco más por sacrificar de pánico a tus propios hijos
los pequeños,
los que ignoran que tu sales por las noches a robar lo ajeno del ganado.

Centavo a centavo enterrarás tus muertos
y gota a gota voy a llorar por ellos,
pero a ti,

a ti

voy a enterrarte aviones en los huesos!!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *