Aquí estamos

Aquí estamos,
“las masas” nos llaman,
tenemos las mil y una caras de la penumbra,
somos los cientos de rostros sofocados por la ubicuidad de las armas.

Estamos dispuestos a sacrificar el miedo por venganza,
y a parir a nuestros hijos a la sombra de un ventanal destrozado.

No tenemos nada que perder excepto la sonrisa desgastada,
excepto la gran acumulación de noches de ojos abiertos
y la multitud de muertos arrumbados en el alma.

Creemos que lo justo no se mide en onzas
y que la miseria es verdad debajo de las camas.

No tenemos niños para los altares
ni hombres para las trincheras oligarcas,
estamos de pie a pesar de la vida,
resueltos como madres,
y no tenemos miedo porque no nos queda,
tampoco tenemos cañones,
sólo piedras asesinas, y un rencor amaestrado.

Ahora vamos por ustedes,
a recorrer con pasos gigantes sus suelos vitrificados,
sus sedas hechas cortinas
y la comida desperdiciada sobre los muebles,
buscamos senderos y atajos que fueron expropiados,
buscamos los cuerpos de aquellos que murieron primero,
y a cualquiera de nosotros que esté todavía arrinconado.

Vamos a cambiar las cosas,
al menos vamos a teñirlas de sangre,
al menos nos van a escuchar
como si fuéramos un cántaro de barro en la lluvia,
un disparo de hambre en el silencio,
un silencio de cobre en medio de la lucha.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *